En el interior del Valle de Chalinga, a 12 kilómetros de Salamanca (Provincia del Choapa, Región de Coquimbo, Chile), podemos ubicar el sector llamado Señor de la Tierra, el nombre se debe al hallazgo de un pequeño Cristo que se encontró en ese lugar. Personas de diferentes lugares se sintieron atraídos por su hallazgo y numerosos milagros, se hacían presentes con ofrendas, bailes, campanas, manteles, candelabros que manifestaban su fe popular.

La antigua capilla se incendió y el P. Mateo Nouwen hizo construir otra. Los bailes chinos han permanecido fieles cada 6 de enero -o el domingo que le sigue-, haciéndose presentes con sus bailes y cantos.

El 6 de enero de 1924, comenzaron las fiestas con la participación de personas de diferentes lugares, y de otros países, como Argentina.

Existen varias leyendas sobre el Cristo encontrado, una de ellas dice que un natural de la región, estando desmalezando el campo se acercó a dormir un momento bajo un árbol, al reiniciar sus labores encontró al Cristo en la tierra. El Cristo medía unos 15 centímetros, fue considerado un milagro el que apareciera ahí y se fueron difundiendo sus milagros tras las serranías del lugar.

En la actualidad la fiesta se realiza con miles y miles de asistentes, siendo la de más convocatoria de fieles. Durante ese día de celebran varias Misas y después de la última viene la tradicional procesión, con esta se da por terminada la jornada festiva.

 

Que te aclame Señor de la Tierra, nuestra querida Nación